Salir de ese clóset

Blog por Nabanita Choudhury, julio 2, 2019

Han sido años muy productivos para el feminismo. Por supuesto, aún nos queda mucho camino por recorrer; sin embargo, los años recientes se han caracterizado por movimientos masivos y la expansión de espacios abiertos para discusiones centradas en los derechos de las mujeres y la igualdad de género.

Cuando se trata de los derechos de las mujeres, parece haber un problema de acumulamiento en los clósets. Mucho se ha dejado sin hablar y ha permanecido invisible dentro de un clóset privado tan antiguo como la humanidad misma. Sin embargo, poco a poco han ido surgiendo problemas que sacuden al mundo con llantos y estruendos.

Tomemos como ejemplo mi país, la India. En 2012, el Movimiento Nirbhaya, considerado la Primavera Árabe de la India, desencadenó reformas legales y políticas y continúa siendo un momento transformador en la historia hacia la búsqueda de justicia contra la violencia de género en la India. De no haber sido por la protesta pública, el caso de Nirbhaya hubiera sido tan solo un caso más de violación en las noticias.

#MeToo

En 2017, el repentino surgimiento del movimiento #MeToo (#YoTambién, en español) también abrió un espacio antes inexistente para que las víctimas y sus allegados se expresen en contra de la violencia sexual. En tan sólo 24 horas, #MeToo fue retuiteado más de 500,000 veces en Twitter y más de 12 millones de veces en Facebook. Otros movimientos como She Decides también han surgido para cambiar las narrativas y las normas sociales y crear un mundo donde ella decide (#SheDecides).

#AbortoLegalYa en Argentina

Latinoamérica no solo es mi hogar, también es la región más violenta del mundo para las mujeres. Los resultados positivos están incrementando debido al gran auge de movimientos feministas, el debate abierto y la discusión hacia la erradicación de la violencia de género. Gracias a esto, también se observan serias repercusiones en las esferas política y económica en la región. En Argentina, por ejemplo, en los últimos meses han aumentado las manifestaciones masivas a favor de la despenalización del aborto.

Aunque continúa siendo incierto si el aborto será legal o no en Argentina, el movimiento ha fomentado el compromiso cívico y las voces que luchan por los derechos humanos, ha fortalecido los movimientos feministas en toda la región y ha aumentado la visibilidad de la violencia contra las mujeres en Latinoamérica.

Latinoamérica es una sociedad paternalista machista y nos encontramos en un momento crítico

Ahora la pregunta es ¿hasta qué punto estos movimientos, plataformas o espacios feministas importan para lograr un cambio sistemático en Latinoamérica? Tuve que preguntarles a las expertas.

Una región sacudida

Mi colega, Manine Arends, gerente de Desarrollo de Programas para el empoderamiento de la mujer de Hivos Latinoamérica, me explicó que, con el aumento de los movimientos feministas y el progreso formal de las mujeres en Latinoamérica, también hay una reacción cada vez más fuerte de parte de los conservadores para que el status quo no cambie.

“Latinoamérica es una sociedad paternalista machista y nos encontramos en un momento crítico. Los grupos conservadores sienten que amenazamos su poder y sus ideas sobre lo que consideran la familia ideal y el papel de las mujeres en la sociedad «, dijo.

También mencionó que el sistema latinoamericano opone una fuerte resistencia al cambio en el contexto actual en términos de los derechos de las mujeres. Sin embargo, tiene confianza y esperanza para el futuro de las mujeres en América Latina ya que ahora hay cada vez más y más voces y sensibilización, especialmente de parte de las más jóvenes.

Hizo énfasis en los espacios relacionados con los derechos de las mujeres, pero también expresó la importancia de contar con espacios feministas seguros para el debate para establecer estrategias y fortalecer los diferentes movimientos y redes de mujeres.

Women Deliver

Con todo lo que está sucediendo en el contexto de la igualdad de género y de los derechos de las mujeres en el mundo, el papel que juegan los actores internacionales también va en aumento. El mes pasado, casi $600 millones fueron destinados a mujeres y niñas en la conferencia Women Deliver llevada a cabo en Vancouver. Myrtille Danse, la Directora Regional de Hivos Latinoamérica compartió sus opiniones con respecto a la conferencia.

Fue muy bonito ver cómo cada persona tenía un objetivo común compartido por los derechos de las mujeres

Myrtille explicó que, junto con Pro Mujer, fue posible arrojar luz sobre los temas de los derechos de las mujeres en Latinoamérica, una región que antes no era tan visible en cuanto a estos asuntos.

También dijo que las discusiones dieron prioridad a los desafíos en cuanto a los derechos sexuales y la violencia contra las mujeres en Latinoamérica y la contribución de las comunidades de práctica para responder a estos desafíos.

Myrtille mencionó que la inclusión, la igualdad y la diversidad fueron valores centrales en este espacio en el cual los líderes de diferentes edades, posiciones y características demográficas pudieron integrar, discutir y compartir información. «Fue muy bonito ver cómo cada persona tenía un objetivo común compartido por los derechos de las mujeres y la manera en que todas en la conferencia asumieron la responsabilidad de lograr su objetivo», dijo.

Con todo lo que está sucediendo con el fin de crear un mundo libre, justo e igualitario para las mujeres, parece que la igualdad está en ciernes. El compromiso cívico, los movimientos feministas, las conversaciones abiertas y la igualdad en las voces de las mujeres en los procesos de toma de decisiones son claves para abrir la barrera y «vaciar el clóset» es el camino a seguir. Después de todo, ¿cómo podríamos crear un mundo «libre, justo e igualitario» para las mujeres si no somos conscientes de los problemas que suprimen la igualdad?