Jardín de Flores denuncia la violencia que viven las mujeres trans en Centroamérica

noviembre 23, 2021

En el marco del Día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres, este 23 de noviembre se desarrolló el performance Jardín de Flores en Ciudad de Guatemala.

Ante la mirada curiosa y expectante de transeúntes que pasaban por el Parque Enrique Gómez Carrillo, se encontraban 25 mujeres trans interpretando una versión poética de sus historias de vida.

Cubiertas de largas y coloridas telas que simbolizaban flores por abrirse, en medio de jardines del espacio público, el performance Jardín de Flores de la reconocida artista guatemalteca Regina José Galindo, celebró la vida de estas mujeres y recordó sus vivencias, luchas y derechos pendientes de alcanzar.

Regina José Galindo, artista del performance Jardín de Flores
Regina José Galindo, artista del performance Jardín de Flores

La artista creadora de la pieza comentó que la misma se basó en investigaciones realizadas por Hivos, organización que comisionó la obra, sobre la situación de las mujeres trans, las altas cifras de violencia, la falta de acceso que tienen a derechos básicos, y lo difícil que les resulta el acceso a mecanismos de administración de la justicia.

Me pareció fundamental intentar, a través del arte, poner esta nota de denuncia, este grito de auxilio y de ayuda, dijo Galindo.

La galardonada artista indicó que en conjunto con la organización, se decidió usar la imagen de un jardín de flores, mediante la cual se puede expresar la situación de estas mujeres. A partir de esta frase tan hermosa de Pablo Neruda «Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera», dijo:

El performance abordó la forma en que el mundo podrá lastimar o tratar de frenar sus derechos, pero la fuerza de estas mujeres es mayor y siempre saldrán.

No obstante, recordó que los estados centroamericanos tienen una deuda pendiente con ellas.

Invisibilizadas, pero visibles ante la mirada de quienes quieran reconocerlas. Coloridas, resilientes, llenas de vida, fuerza y alegría, estas mujeres han existido y resistido en un mundo que las ha confrontado, pero no ha podido con ellas. Las protagonistas de la pieza artística son parte de Otrans (Organización Trans Reinas de la Noche), organización líder y pionera en el trabajo desde, por y para las mujeres trans en Guatemala y GAX (Grupo de Apoyo Xela).

Representantes de Otrans, GAX, Hivos América Latina y la Embajada de los Países Bajos en Centroamérica.

Adriana Astolfi, integrante de Otrans, comentó que para ellas el performance significa la visibilidad de las mujeres trans, especialmente porque desde la memoria histórica han atravesado una serie de conflictos por parte de la sociedad y del Estado.

Así como diversas manifestaciones de violencia tanto sistémicas como estructurales, que nos han llevado a impulsar actividades esta en el marco del 25N, para mostrar que estamos aquí, somos resilientes, estamos organizadas y demandamos erradicar este sistema machista y patriarcal para garantizar que nuestros derechos humanos se cumplan, a través de políticas públicas integrales y diferenciadas.

Para Stacy Velázquez, también integrante de Otrans, la participación de las mujeres trans en la actividad fue en señal de protesta por toda la violencia que existe contra esta población e indicó que:

79 mujeres trans fueron asesinadas del 2017 al 2020, un número alarmante que se evidencia en los estudios que han realizado desde RedLacTrans, donde además de la impunidad de los crímenes de odio, se muestra las pocas oportunidades que tienen al sistema de salud y oportunidades laborales.

Stacy Velázquez, directora de Otrans.

La violencia social e institucional son reflejo del estigma y la discriminación hacia las personas trans en la región. Según el informe 2019-2020 de RedLacTrans, las personas trans sufren la violencia en forma desproporcionada por ser víctimas de crímenes de odio y por la impunidad que rodea a estos crímenes.

En toda la región, la persecución pública y social de las personas trans se encuentra naturalizada, arraigada en la sociedad y en el imaginario colectivo, a punto tal que otorga legitimidad a los abusos en contra de las personas trans y limita su capacidad de desarrollar una vida plena.

Esta problemática conlleva que el promedio de esperanza de vida de una mujer trans en la región se encuentra entre los 35.5 y los 41.2 años, mientras que la esperanza de vida general es de 75 años.

 

La actividad se presentó en el marco del proyecto Libre de Ser de Hivos América Latina, que busca mejorar las condiciones para salvaguardar la vida, la integridad y el avance de los derechos de las personas LGBTIQ+, especialmente de las personas trans. La iniciativa se enfoca en el mejoramiento de los datos para diseñar e implementar medidas de seguridad integrales, efectivas y eficaces; y en la creación y el posicionamiento de nuevas narrativas y estrategias de comunicación para visibilizar la discriminación y la violencia que las personas LGBTIQ+ enfrentan, combatiendo así la cultura de odio y favoreciendo el cumplimiento pleno de sus derechos.

Integrantes de Otrans y GAX que protagonizaron el performance Jardín de Flores.

Conozca los detalles del performance Jardín de Flores aquí.