Una transformación a la vez

Blog por Anthony Marten, agosto 9, 2019

Desde haber iniciado una huelga escolar hasta la obtención de una nominación para el Premio Nobel de la Paz 2019, las acciones de Greta Thunberg han demostrado que la determinación y la convicción de que existe una necesidad de generar un cambio pueden provocar movimientos locales y globales. A la edad de 16 años, Greta comprendió que existe una necesidad urgente de actuar sobre el cambio climático para garantizar un futuro para las generaciones actuales y futuras y ha inspirado a personas alrededor del mundo para hacerse cargo y luchar por lo que es correcto.

Al igual que ella, otras personas jóvenes en toda América Latina han decidido hacer una diferencia en sus comunidades.

Debido a que el cambio climático amenaza de manera crítica la producción de café, varias organizaciones ya han identificado el poder transformador de la juventud como una de las oportunidades clave para revitalizar el cultivo y a las personas involucradas. El informe Investing in Youth in Coffee Growing Communities (Invertir en la juventud en las comunidades cafetaleras) resume las principales razones dadas por personas jóvenes para no continuar en el negocio del café, y presenta un mapa de las iniciativas que integran a las y los jóvenes en su trabajo, incluyendo publicaciones anteriores de Hivos.

La publicación Investing in Youth (Invertir en la juventud), así como el proyecto Farmer Link, han sido respaldados por la Plataforma SAFE, la cual es impulsada por el laboratorio de innovación del BID Lab y administrada por Hivos. SAFE ayuda a transformar los paisajes productivos de café y cacao en América Latina, partiendo de que las personas, especialmente las jóvenes, son agentes de cambio.

La visión de Elizabeth

Elizabeth Restrepo fue formada como una de las líderes comunitarias para el proyecto Farmer Link en Andes, Colombia. A sus veinte y pocos años, es la responsable de visitar a las personas productoras de café en su área para asesorarlas sobre prácticas agrícolas mejoradas para sus fincas.

“La mayoría de las productoras son mayores y les gusta hacer las cosas de la forma en que inicialmente aprendieron a hacerlas. Una vez que ven los cambios, tienen una mayor disposición a adoptar ideas nuevas y aprecian más los consejos que les damos”, mencionó Elizabeth mientras caminaba por una de las granjas apoyadas por la Plataforma SAFE.

Durante un paseo en motocicleta por las montañas colombianas, me contó que había tenido dudas sobre si debía aceptar el puesto a una edad tan temprana, pero reconoció el valor que su energía podría aportar a otros miembros de su comunidad. Está orgullosa de lo que hace y se siente optimista con respecto al futuro que ella también construye.

La creatividad de Vilma

“Uno de mis mayores desafíos es ser una mujer tan joven. La producción de café es vista como un trabajo exclusivo para hombres. He tenido que demostrar que las mujeres también podemos hacerlo». Vilma Villela tiene 21 años y es la representante de la Oficina Municipal de la Juventud en el municipio de Fraternidad en Honduras. «Es muy importante que las personas jóvenes nos involucremos en las asociaciones y organizaciones cafeteras porque tenemos un sentido de creatividad que a veces las personas mayores no tienen», agrega.

Vilma es una de cientos de personas jóvenes que han recibido apoyo de los proyectos de Hanns R. Neumann Stiftung (HRNS). Esta organización cuenta con una larga trayectoria en el empoderamiento de jóvenes de las comunidades cafetaleras. Cafeterías y otras empresas y servicios han podido surgir como resultado de los talleres dados por los proyectos HRNS Coffee Kids y Generations. Puede escuchar más sobre estas iniciativas en este podcast.

Es inspirador ver y ayudar a otros jóvenes a cumplir sus sueños, ya sea produciendo y vendiendo su propio café o moviendo masas para combatir el cambio climático.

Trabajar con organizaciones, y más importante, con personas que creen en el poder de la juventud es motivador, y tengo la convicción de que, si trabajamos en conjunto para resolver las desigualdades, podremos vivir en un mundo sostenible para todas y todos.