El temor a la vacuna del covid se debe a la mala información

Un relato experiencial desde la Amazonía ecuatoriana

Por: Equipo Ruta de la Salud Indígena Amazónica


Mientras varios países del mundo avanzan en sus planes de vacunación contra la COVID-19, la población en Ecuador empieza a preguntarse cuándo recibirán la vacuna, qué efectos tiene, entre otras interrogantes. Ante la expectativa de la gente, existe una infodemia (sobreabundancia de información) que incluye intentos deliberados de difundir información errónea que genera confusión y miedo.. 

En Ecuador, esta difusión de información errónea es palpable en las comunidades indígenas de la Amazonía, donde los foráneos (mestizos) han instaurado un injustificado temor a la vacunación, a través de redes sociales y otros mecanismos de comunicación.

Elizabeth es una joven indígena de nacionalidad Waorani. Trabaja en el Hospital del Puyo, en la provincia de Pastaza – Ecuador, en el departamento administrativo a cargo de pueblos y nacionalidades indígenas. 

Como personal de salud, recibió dos dosis de la vacuna para la COVID-19. Ella, quiso compartir su experiencia, en un esfuerzo para contrarrestar la infodemia contra la vacunación en la Amazonía ecuatoriana. 

Así, Elizabeth comparte que en un inicio no se quería vacunar por temor a los supuestos efectos de la vacuna.

No voy a negar que al principio tuve mucho miedo, hay muchas malas informaciones. Hay mucha gente (mestizos) que dice que si te vacunas te vas a morir al siguiente día. 

Aunque con temor, decidió seguir adelante con la vacunación y tras recibir ambas dosis de la vacuna (Pfizer), su cuerpo reaccionó muy bien. 

Pensé que iba a tener alguna reacción pero no. Fue como una vacuna normal. El dolor es como cuando te ponen la vacuna del tétano. Después de recibir la primera dosis me fui a casa a ver si sentía algo pero no. En la segunda dosis sólo un poquito de malestar. Más fue el miedo causado por mucha mala información.

Los estudios clínicos sustentan la seguridad y efectividad de la vacuna, considerando que al momento se han aplicado aproximadamente un billón y medio de dosis en el mundo. Según el CDC, y otras instituciones, los efectos secundarios más comunes de la vacuna de la COVID-19 son dolor en el brazo, cansancio, dolor de cabeza, fiebre y escalofríos. Estos efectos duran pocos días y las reacciones graves son extremadamente raras.

¿Qué pasa después de la vacuna? 

La desinformación no es solamente acerca de los efectos de la vacuna sino también a lo que sucede después. Es importante reforzar que a pesar de estar vacunadas, las personas deben seguir aplicando las medidas de cuidado y prevención contra el virus: uso de mascarilla, distanciamiento social y lavado de manos. No se puede bajar la guardia hasta lograr una inmunización del 70% de la población. Solo estaremos protegidos cuando todos estemos vacunados. 

Los doctores siempre nos dicen que no confiemos de que ya nos hemos vacunados – es importante seguir cuidándonos aunque ya hemos recibido la vacuna. Nosotros todo el tiempo usamos mascarilla. En el hospital y cuando salimos estamos. Solamente en la casa no la usamos. 

En este escenario de infodemia, a veces contradictoria, a veces nociva, es importante generar información de contraste, basada en la evidencia científica y las experiencias exitosas , para responder a una población temerosa de la vacuna.

Me encantaría ir personalmente a hablar con mi gente y contarles mi experiencia, que no me ha pasado nada y estoy bien. Que lo que existe es mucha mala información. Me parece importante hablar con los líderes y compartirles esta información.

Finalmente, Elizabeth mencionó que ella se pudo vacunar por ser personal de salud, pero que reconoce que hay mucha gente que no sabe cuándo recibirá la vacuna. A pesar de la incertidumbre, recalca que la oportunidad de vacunarse debe ser aprovechada.

Estoy muy agradecida con el Hospital (de Puyo) por darme la prioridad y la posibilidad de recibir la vacuna contra la COVID-19. Si están llamando a vacunar, ¡acércate! es una oportunidad que no hay que dejar pasar. No tengan miedo, lo importante es informarse bien y ya verán que no va a pasar nada. Ya verán que van a estar más fuertes pero sin descuidarse, sin confiarnos mucho. A pesar de estar vacunados hay que seguir cuidándonos bastante.

Escucha el mensaje de Elizabeth Alvarado en Wao Tededo (Lengua hablada por la nacionalidad Waorani) aquí:

¿Cómo luchar contra la infodemia? 

Es indispensable asegurar que la población indígena amazónica tenga acceso a información clara y basada en evidencia sobre la vacuna de la COVID-19, para lo cual, historias como la de Elizabeth, ayudan a combatir la mala información.

Desde el proyecto Ruta de la Salud Indígena Amazónica reiteramos nuestro compromiso para contribuir al diseño de una estrategia equitativa, oportuna, efectiva y culturalmente adaptada para la vacunación COVID-19 en la Amazonía, en ese sentido, compartimos el decálogo para una estrategia integral de vacunación COVID-19 en la Amazonía.