Vacunarse contra el COVID-19 | Relato desde la experiencia amazónica

Por: Equipo Ruta de la Salud Indígena Amazónica

Las vacunas son uno de los descubrimientos más revolucionarios en la historia de la humanidad: gracias a ellas se pudo eliminar la viruela, una enfermedad que costó la vida de aproximadamente 300 millones de personas en el siglo anterior, y se ha logrado contener a enfermedades mortales como la , difteria, el polio y el sarampión, entre otras.

Ahora, en el marco de la pandemia de la COVID-19, el desarrollo de vacunas que permitan reducir los riesgos de contagio o mitigar los efectos del virus son la principal estrategia de respuesta mundial ante esta emergencia sanitaria.

Ahora, el desarrollo y la aplicación de vacunas para la COVID-19 a nivel mundial , permitirán mitigar los efectos económicos y sanitarios de la pandemia al reducir la transmisión del virus y la gravedad de la enfermedad.

Alrededor del mundo, los países han preparado y puesto en marcha planes de vacunación, sin embargo, muchos de ellos han obviado la inclusión de grupos prioritarios como lo son los pueblos indígenas.

En la Cuenca Amazónica, y pese a que la población indígena se reconoce como un grupo prioritario y vulnerable, únicamente cuatro países (Brasil, Colombia, Paraguay y Perú) han incluido a esta población, de forma expresa, en sus planes de vacunación. A las varias barreras de acceso a la vacuna se suma una creciente desinformación, y campañas anti vacuna, que no se basan en la evidencia, sino en mitos, generando temor y desconfianza en la población.

Desde la Ruta de Salud Indígena Amazónica, buscamos promover una estrategia equitativa, oportuna, efectiva y culturalmente adaptada para la vacunación COVID-19 en la Amazonía, para la cual, información clara, veraz y culturalmente adaptada para la población indígena amazónica es indispensable.

Por esta razón, hablamos con Juan Reategui, Awajun Wampis de la Amazonía Peruana, quien actualmente se desempeña como Especialista de Salud Intercultural para Perú en el proyecto de la Ruta de la Salud Indígena Amazónica. El pasado 09 de marzo recibió su primera dosis contra el COVID-19 en Lima – Perú y esta es su experiencia.

Persona vacunándose contra el COVID-19

¿Cómo accediste a recibir la vacuna?

El Colegio de enfermeros del Perú creó un padrón para que los profesionales miembros sean beneficiados de estas vacunas ya que muchos están en primera línea.

En el día que me vacunaron, había turno para 600 colegiados, al día siguiente vacunaban a 1000 profesionales más.

¿Cómo fue el proceso de vacunación?

Fue un proceso muy organizado, en un ambiente muy amplio, adecuado para la vacunación.

Me tocó el turno 520 de 600 profesionales colegiados que fueron vacunados ese día. Hice una cola de aproximadamente unas dos horas. Ingresé con mi DNI, firmé una ficha de consentimiento y me dieron un formulario de registro que se llama “control de vacunas”.

¿Te dio miedo vacunarte?

Creo que todo es psicológico. Me fui con la idea que era una vacuna como la de la influenza, y por esa razón no sentí miedo. Siempre la aguja me ha dado temor pero esta vez estuve tranquilo, sin dificultad.

Yo sentí una emoción al saber que tenía la oportunidad de vacunarme y protegerme. Hace mucho tiempo decidí “poner el hombro” para vacunarme.

¿Qué dijo tu familia cuando decidiste que te ibas a vacunar?

Mi familia estuvo muy feliz. Mi esposa, mi hija, nunca pensamos que yo iba a ser el primer vacunado en la casa. Pensamos que sería en una segunda fase. Así que con mucha alegría de que por fin haya llegado mi turno de protegerme.

Todos mis amigos están con mucho interés en ser vacunados.

¿Qué indicaciones te dieron pre, durante, post vacunación? ¿Cuándo es la siguiente dosis?

Después de la vacuna estuvimos en observación por 30 minutos. No tuve ningun malestar, ninguna reacción. Hasta ahora me siento muy bien, muy tranquilo. Nada de qué preocuparse.

Tengo cita el 30 de marzo para mi segunda dosis.

A pesar de estar ya vacunado, siempre hay que mantener la distancia, siempre hay que lavar las manos, siempre hay que desinfectar con alcohol, siempre hay que usar el tapabocas, siempre. Hay que estar prevenido, hasta que todos estén vacunados, por lo menos un 70, 80% de la población para estar tranquilos y protegidos.

¿Aconsejarías a la gente que se vacune?

Hay muchas personas que me han comentado que no se vacunarían, piensan que no es lo más adecuado porque hay mucha información negativa, pero yo sí quería vacunarme y espero que esto sirva para ejemplificar a muchos compañeros que están dudando. Y por esa razón también quería contar esta experiencia para que se animen mis hermanos indígenas, amazónicos, de las comunidades, los líderes para que ayudemos a proteger a nuestros hermanos.

Yo creo que mi experiencia puede ayudar a mis hermanos a entender que no hay que temer la vacuna, hay que vacunarse y eso va a ayudar a la comunidad y a la familia. Yo si aconsejaría a todos mis hermanos de la Amazonía, a los pueblos indígenas de que debemos vacunarnos porque esta es la oportunidad para poder liberárnos de este virus, proteger nuestro organismo, fortalecer nuestra inmunidad y de esa manera evitar el contagio.

Conclusiones

Existe mucha desinformación alrededor de la vacunación contra la COVID-19, generando incertidumbre y desconfianza en la población indígena amazónica.

Sin embargo, la vacuna es una de las herramientas más poderosas para reducir los impactos de la pandemia.

Por lo tanto, es indispensable fortalecer los procesos de transparencia y de participación social para la planificación,desarrollo e implementación de las estrategias de vacunación; de modo que la población indígena amazónica obtenga información clara y basada en evidencia sobre la vacuna contra COVID-19.

¡Nadie está a salvo hasta que todos estemos a salvo!


Desde el proyecto Ruta de la Salud Indígena Amazónica compartimos el decálogo para una estrategia integral de vacunación COVID-19 en la Amazonía y reiteramos nuestro compromiso para contribuir al diseño de una estrategia equitativa, oportuna, efectiva y culturalmente adaptada para la vacunación COVID-19 en la Amazonía.